viernes, 26 de abril de 2013

Crítica constructiva

El pasado miércoles 24 de Abril, fuimos a una conferencia de Akoe, escuela de maestros. Una conferencia de dos largas horas, la intención del proyecto era buena, pero en mi opinión no lo fue la forma de expandirlo. En todo momento, se dirigieron al público en Valenciano/ Catalán (seguramente haya alguna discrepancia), pero personalmente pienso que fue un error, ¿Qué ocurre si viene alguien de fuera de la Comunitat Valencia o de Catalunya y no entiende el dialecto? No va a poder expandirse más allá esta metodología de trabajo.

Yo me quedé sobretodo con que: Hem de ser mestres actuals, competents, conéixer els nostres alumnes per tractar-los a cadascú com necessite, motivar-los, ser creatius, cal tindre empatia, cal entrendre-los, tindre tots el coneixemets de la familia i contactar en ella, ser bons explicant la nostra materia, anar amb positivisme i alegria, ensenyar amb jocs i no donar-les el sermó de turn, crear projectes innovadors i dur-los a fi i a més tindre vocació... Al cap i a la fi hem de ser supermestres.

Tal vez, uno/a de Madrid no se quedó con nada. Se supone que tenemos que poner facilidades para comunicarnos, sobretodo a nivel nacional, pero esta pequeña barrera supone que a la próxima conferencia, ciertas personas decidan no acudir, porque para no poder seguirla...

Después de comentar los aspectos relevantes, el libro que hacían público (el cual sólo se podía adquirir en Catalán o Inglés), los proyectos (los cuales hacían referencia a la manera de educar de Finlandia), pusieron un vídeo muy simpático que logró que los que estaban a punto de abandonar su silla permanecieran ante la simpatía de esos alumnos. Y finalmente un monologo que arrancó más de una sonrisa.

En definitiva, los profesores o maestros, tenemos que tener una serie de habilidades:
Esforzarse en comprender a cada uno de los alumnos, ser auténtico como persona y como docente a la vez que sincero con sus alumnos, tener espíritu de superación por el grupo y por uno mismo, ser objetivo y equitativo, ser autocrítico y reflexionar sobre las acciones y decisiones tomadas, y sobretodo, tener mucha paciencia para el día a día y autocontrol. Ser creativo, trabajador, optimista, interactuar correctamente con el alumnado, aprender además de enseñar, tener interés e iniciativa.

En definitiva, ser buenos profesores y ser merecedores de tener como profesión una de las más valoradas socialmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada